Refugiados

como lo supiste

acabó la marea

sin un quejido

como un delfín en un campo de amasijos y raquetas

 

como lo supiste

y no quise darme cuenta

presencié la voladura de los vagabundos

en un cementerio de botellas de oxígeno

y ahí quedos

– en sus nichos que nadie recuerda-

con miradas que atisban concertinas

y los dedos amalgamando sueños envueltos en papel de aluminio

 

rodearé la ínsula con incienso

embalsamando olas piel y remos

sumergido hasta el borde de mis cuencas

hasta desterrar el deseo

Anuncios
Categorías: Poesía, Refugiados | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

MARIA M.MIGUEZ

Observaciones del Arte y la Literatura

Elena Memba

En el final surgió el principio

diodoromateo

El poeta bohemio

las afinidades electivas

El faro mengua en la ranura del sillón.

enero11

Literatura para romper el tiempo.

En busca de otras Ítacas

El faro mengua en la ranura del sillón.

La piel de Bolo

No te entiendo casi todo.

versobjetivo

Cuaderno de bitácora y entretenimientos varios

Buenas Noches Nueva Orleans

El faro mengua en la ranura del sillón.

De turbio en claro

El faro mengua en la ranura del sillón.

Acantilados de papel

El faro mengua en la ranura del sillón.

El ballet de las palabras: el blog cultural.

El faro mengua en la ranura del sillón.

I N T E R V A L O S

El faro mengua en la ranura del sillón.

EDITORIAL CELESTA

El faro mengua en la ranura del sillón.

En la Ciudad de los Vientos

Literatura, comentarios y desvaríos

Puentes de papel

El faro mengua en la ranura del sillón.

colliure

El faro mengua en la ranura del sillón.