Camino

los andares se nutren de la savia de aquellos senderos

que no por ser andados son conocidos

muy al contrario

son cortos

como el anhelo difuminado del rastro de la mariposa

en una mañana posada en el alfeizar

que no nos cansamos de entornar

como si la carrera del cervatillo

nos llevara al quicio de la orilla

donde compartir los manjares que los hules nos ofrecen

y que olisquean las abejas

con esa minuciosa trompeta que irrumpe en los corazones

como vallas que alejan de las crines

que escalan cumbres con faldas de melocotón

lagos con reflejos de miel en las comisuras

y alas que circundan la verruga

Categorías: Añoranza, Camino, Naturaleza, Poesía | Deja un comentario

 

la orquídea flota en el Sil

sus recodos esculpen amaneceres que se pensaban huidos

por las mareas cotidianas y sus efluvios

desbocados al son del clave bien temperado

y regado por lágrimas de alegría

 

¡sal que trasciendes las heridas de este mundo

invoca tus praderas con trajes engalanados

llena las órbitas de vivos colores

e inunda los pozos de niebla!

 

es el día de los candiles

de los ratones mordisqueando las hojas

dejando atrás esos surcos vestidos de domingo

que no dejan que la paleta dibuje sus corazones

 

el gozo de reflejarse en los amigos

tumbados en el embarcadero

ebrios de fragancias

asaltando soles y montando caballos

con el propósito de abrazarse al horizonte

Categorías: Amig@s, Camino, Celebración, Poesía | Deja un comentario

                                                                               a  L.P.P.

sin respirar

naufragas por un mar sin nubes

auscultas sabiendo que la cumbre yace cerca

estás cansada

y la vida le sonríe

en el polo nadie se abriga

el corazón late

y mañana es otra vuelta de tuerca

una roca desprendida de la rodilla

con el viento apoyado en la mano sedentaria

flotas en la bahía

nadie te guiña el ojo

pero todos te miran

eres la amazona

un delta que desova sonrisas

escalando miradas de viernes por la noche

no crees y la noche olvida su desdicha

¿cuanto puedo amar sin condonar todas las deudas?

escurrirse es obra de futbolista$

mis lengas apuntan a la sierra

y el amanecer saluda con un tren

que se abre paso entre el granito

las raíces desafilan las espinas

¿donde descansar ante tanta mentira?

los rumores tal vez  no sean más que palos de polvo

o el horizonte no se atreva a mirar el ombligo

mi savia se precipita

mi tristeza no duda

la canoa flota a tu vera

Categorías: ¿por qué el ser y no la nada?, Camino, Naturaleza, Poesía, Salvaje, Sueños, Vida | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

MARIA M.MIGUEZ

Observaciones del Arte y la Literatura

Elena Memba

En el final surgió el principio

diodoromateo

El poeta bohemio

las afinidades electivas

El faro mengua en la ranura del sillón.

enero11

Literatura para romper el tiempo.

En busca de otras Ítacas

El faro mengua en la ranura del sillón.

La piel de Bolo

No te entiendo casi todo.

versobjetivo

Cuaderno de bitácora y entretenimientos varios

Buenas Noches Nueva Orleans

El faro mengua en la ranura del sillón.

De turbio en claro

El faro mengua en la ranura del sillón.

Acantilados de papel

El faro mengua en la ranura del sillón.

El ballet de las palabras: el blog cultural.

El faro mengua en la ranura del sillón.

I N T E R V A L O S

El faro mengua en la ranura del sillón.

EDITORIAL CELESTA

El faro mengua en la ranura del sillón.

En la Ciudad de los Vientos

Literatura, comentarios y desvaríos

Puentes de papel

El faro mengua en la ranura del sillón.

colliure

El faro mengua en la ranura del sillón.